Arquitectura/Experiencias

Arquitectura viva / Arquitectura muerta

Sin título-4

Nuevamente me pregunto si en algún momento hemos perdido el rumbo….

Viendo un video de barro y autoconstrucción http://www.youtube.com/watch?v=jf7G9JVdENA recordé la sensación de tocar la tierra convertida en muro.  Definitivamente, los actuales materiales quedan en desventaja ante una desigual competencia.

Hace algunos años en España íbamos de una ciudad a otra, pasando por pequeñas aldeas y pueblos de enorme dignidad y escala humana,  en algún momento nos quisimos “perder” entre grandes casonas que se encontraban separadas por espacios de terreno campestre.  Cuando emprendimos el camino de regreso a la carretera, decidimos guiarnos por la numeración de las casas.

Sin título-4

Con gran desilusión descubrimos que los pequeños números hechos a mano en las fachadas no conservaban ningún orden: 1864, 1870, 1720, 1809… pensé que me encontraba en cualquier calle de la ciudad de México, cuya numeración se rebela a toda forma de orden prestablecido.  Mientras el coche avanzaba por el terreno rural las cosas no mejoraban: 1750, 1710, 1680, 1620…

Rendidos ante la incoherencia numérica paramos a un hombre mayor que paseaba a su perro.  Su pantalón de lana clara, chaleco, boina y pipa revelaba una innegable pertenencia al lugar.

Buen hombre, nos ayuda a llegar a la carreta? No hemos podido seguir los números…

–          “Que números?” Preguntó el octogenario que caminaba con la mesura que da el conocimiento de que ir más rápido no te lleva a mas lugares.

Pues aquellos que se escriben al lado de cada puerta…

–          “Usted es turista verdad?”

Si señor y estamos admirando estas hermosas casas hechas de piedra, barro y sudor.

–          “Mire, la carretera esta para el otro lado.  Pasando las cavas bajo tierra.  Estos números que usted ve, indican el año en que fue hecha cada casa!!!”

9

La escala obligada en las cavas enterradas terminó por interrumpir definitivamente el regreso a la carretera. En una mesa de madera de cientos de años (literal) y ante botellas de vino vaciándose, queso añejo y jamón, no dejamos de reflexionar si algún edificio actual duraría más de 150 o 200 años…  En la moderna Arquitectura, no habremos perdido el rumbo en algún momento?

Que opinan?

Sin título-4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s